¡APARECIERON LOS DUEÑOS!